sábado, 22 de enero de 2011

La Logia Masónica en La Línea de la Concepción

Reunión de la Logia Floridablanca en La Linea en 1928. Despues se usó en 1938 como denuncia. 


En primer lugar sería conveniente reflejar en este artículo, la definición de la Masóneria, en el Diccionario Enciclopédico de la Masonería, dice así: HAZ CLIC EN "MAS INFORMACION PARA SEGUIR"
     “ La Masonería es una Asociación universal, filantrópica, filosófica y progresiva; procura inculcar en sus adeptos el amor a la verdad, el estudio de la moral universal, de las ciencias y de las artes, desarrollar en el corazón humano los sentimientos de abnegación y caridad, la tolerancia religiosa, los deberes de la familia; tiende a extinguir los odios de raza, los antagonismos de nacionalidad, de opiniones, de creencias y de intereses, uniendo a todos los hombres por los lazos de la solidaridad, y confundiéndoles en un tierno afecto de mutua correspondencia. Procura, en fin, mejorar la condición social del hombre, por todos los medios lícitos, y especialmente por la instrucción, el trabajo y la beneficencia. Tiene por divisa Libertad, Igualdad, Fraternidad.”

Logia Aurora. Solicitud de Libros a la Camara de la Propiedad en 1927

Por lo que respecta a la Masonería española, dentro de la multiplicidad de obediencias que ha caracterizado su historia a lo largo de los siglos XIX y XX, se puede decir que su autodefinición apenas sufre cambios substanciales. Tres fechas de referencia pueden servir de ejemplo: 1890, 1937 y 1977.

El Grande Oriente Nacional de España en su Constitución de 1890, publicada en 1893, se autodefine diciendo que la Francmasonería no es una religión positiva, ni una escuela filosófica, ni un partido político. Rechaza todo exclusivismo, y su doctrina y sus principios son universales, puesto que en lo fundamental conviene con los dogmas, principios y doctrinal de todas las religiones, de todas las escuelas, de todos los partidos. Reconoce y proclama la armonía de los mundos, creada y sostenida por el Gran Arquitecto del Universo. El Gran Arquitecto es causa eterna, ley primordial y Suprema razón del Universo. Es eterno, y eternamente trabaja. Respecto a la finalidad de la Masonería se lee en dicha Constitución que consiste en promover la civilización, ejerce la beneficencia y tiende a purificar el corazón, mejorando las costumbres y combatiendo el vicio; mantiene el honor en los sentimientos y disipa la ignorancia y el error, propagando la ilustración en todas las clases sociales.”

 Por su parte el Grande Oriente Español, en su Constitución del año 1934, declara:

 la Francmasonería es un movimiento del espíritu, dentro del cual tienen cabida todas las tendencias y convicciones favorables al mejoramiento moral y material del género humano. La Francmasonería no se hace órgano de ninguna tendencia política o social determinada. Su misión es la de estudiar desinteresadamente todos los problemas que conciernen a la vida de la humanidad para hacer su vida más fraternal. La Francmasonería declara reconocer, por base de su trabajo, un principio superior e ideal, el cual es generalmente conocido por la denominación de Gran Arquitecto del Universo. No recomienda ni combate ninguna convicción religiosa, y añade que ni puede, ni debe, ni quiere poner límites, con afirmaciones dogmáticas sobre la Causa Suprema a las posibilidades de libre investigación de la verdad.”

Finalmente, una definición que data de junio de 1977, debida al entonces Soberano Gran Comendador del Grado 33 para España, don Juan Pablo García Alvarez, dice así:

La Masonería no es un partido político, no es un sindicato, no es ni siquiera un grupo de presión. No intenta, ni lo desea, tomar el poder político, porque la masonería no pretende reformar la sociedad, ya que el único fin que persigue es perfeccionar al hombre, individualmente considerado. La enseñanza de la masonería es de carácter moral y filantrópico, despierta el espíritu crítico de los individuos, así como el odio a las tiranías. Así se explica que las tiranías, ya sean de tipo fascista o comunista siempre persiguen a la masonería. Y más adelante dirá que la masonería se apoya en un fuerte sentimiento religioso, pues no podemos admitir a nadie que no declare creer en Dios, y para que ese Dios cubra todas las religiones –pues la masonería es universal– le llamamos “Gran Hacedor del Universo“. Nuestras reuniones no son válidas si no invocamos al principio y al final de las sesiones al Gran Arquitecto del Universo, es decir, a Dios, y si no está sobre el ara de nuestros templos el libro de cada religión; en nuestro caso la Biblia. Por tanto, rechazamos totalmente el ateísmo.”

Logia Aurora Notificación de la Camara de Comercio con la negativa a la subvencion para la Biblioteca

Frente a estas definiciones que nos presentan una Masonería muy distinta de la que. tal vez. hasta ahora nos imaginábamos, hay que recordar, como reflexión final, y para evitar ciertas susceptibilidades, que la Masonería, como cualquier otra institución por muy sagrada que ésta sea, por muy altos ideales que se proponga, por muy maravillosos que sean sus fines, al estar constituida por seres humanos, no es de extrañar que adolezca por fuerza de serios defectos y contradicciones, de arribismos insolidarios y de falsos y enfermizos protagonismos, que por otraparte no empañan -o no deben empañar- la esencia misma de la institución.

Pues por encima de casos concretos, de momentos históricos pasados o presentes, de características nacionales o locales más o menos heterodoxos, la Masonería, en cuanto organización de ámbito universal doblemente secular, no es. ni ha sido, ese mito maniqueo donde los unos sólo han visto y siguen viendo maldad, intriga y contubernio, y los otros a la preclara responsable de todo lo bueno -progresivamente hablando- que ha sucedido durante los tres últimos siglos.
La Masonería real –y en concreto la española–, la que fue y actuó en el pasado, con sus claroscuros, con sus aciertos y errores, con su leyenda rosa o negra, con su anticlericalismo a ultranza y su fervoroso patriotismo, con su antidogmatismo en muchos casos dogmáticos, con sus enemigos de ayer y de hoy, pertenece en gran medida al campo de la Historia.

     <<Texto sacado de “La Logia Conde de Aranda”>>

Y ahora voy a centrarme en Logia masónica en  nuestro pueblo La Linea de la Concepción. Según escribre Antonio Morales Benítez en su estudio “Implantación de la masonería en el Campo de Gibraltar durante el primer tercio del siglo XX” y publicado en la revista Almoraima nº 17 en las páginas  249-263:

1930 Banquete celebrado por la Logia Acacia de La Línea de la Concepción en su taller. Los hermanos portan atributos de grado y cargo y hay atributos de taller como las cadenas de unión, el suelo ajedrezado, etc.

 En 1876 se documenta la  primera logia en Algeciras  y durante los años posteriores se establecieron al menos veinte talleres masónicos, repartidos entre esta ciudad y La Linea, Los Barrios, Jimena, San Roque y Tarifa.
-1902-1921. El Grande Oriente Español (GOE) fue la única obediencia masónica y controló los pocos talleres de la Comarca. Su implantación queda reducida a La Línea.
En los próximos años la Masonería solo consiguió echar raices en La Linea, que se convierte en su único reducto hasta 1921.
 La masonería Linense bajo el Grande Oriente Español (1905-1920).La inquietud masónica de un grupo de hermanos cristalizó en agosto de 1910 con la instalación de la primera logia documentada en La Línea denominada “Regeneración”  que se constituyó inicialmente como taller independiente alejado de los dictados de las obediencias masónicas, y a cuya cabeza se situaron dos masones de origen catalán: el médico Pedro Trilla Alcover, simb. “Gimbernat”, gr. 33, como Venerable, y Eduardo de Fort Rivas, simb. “Barcelona”, gr. 24; también ingresó el oriundo de Benaoján Francisco Ruano Moreno simb. “Guillen”, gr. 24 El número de miembros pronto superó los cuarenta y, deseosos de regularizar los trabajos, en enero de 1911, se dirigieron al GOE en demanda de auspicios. Son reconocidos con la correspondiente carta constitutiva el 14 de marzo con el número 324. Dos días más tarde se registran también el capítulo “Regenerador, 58 “.  Entre los principales cargos destacan Francisco Alba Bautista, gr. 18, además de Trillo Alcover y Ruano Moreno.

Sin embargo, una crísis habría de sacudir al taller de inmediato al aumentar las diferencias éntre los miembros. Un grupo liderado por Ruano y Soto López acusó al Venerable Trilla de cometer irregularidades; en tanto que éste denuncia un complot con fines políticos para convertir la logia en “un club lerrouxista” dada la militancia radical de los opositores. Tras la expulsión y el abandono de más de la mitad de los hermanos, el GOE decidió suspender los trabajos del taller e iniciar un acercamiento a los disidentes. Los hermanos que quedaron en “Regeneración“, a pesar de la suspensión, decidieron seguir con los trabajos, pero ahora como logia independiente. La crisis superó los ámbitos masónicos, incumpliendo la reglas de la Orden, para continuar ante las autoridades civiles tras una denuncia judicial interpuesta por el sector disidente contra las dignidades de su antiguo taller a las que se acusa de malversar fondos. Ello provocaría el desfile de la totalidad de los miembros de “Regeneración” por los juzgados para declarar, incluso el registro de su templo por parte de la Guardia Civil.

Miembro de la Logia Villacampa 22/01/1933
Tras la salida del GOE, la logia accede a conceder plancha de quite a ocho hermanos de La Línea y a uno de Gibraltar para que pudieran seguir trabajando en la Obediencia desde un nuevo taller. Este grupo forma en agosto de 1911 la logia “Regenerada“. Se elige Venerable al industrial José Casaglia Ortega, gr. 13, y se solicita la regularización. Pero tienen que desistir del empeño un mes más tarde ante la negativa del GOE (motivada sin duda por las sospechas que debió levantar el no haber roto los lazos con la logia madre que le había concedido todo tipo de facilidades para esta operación) y se opta, finalmente, por la disolución.

Simultáneamente, el otro grupo en conflicto recibe mejor trato del GOE: “Resurrección, 329“, integrada por ocho miembros y a cuya cabeza está Ruano Moreno, se constituye formalmente el 1 de septiembre de 1911, y se regulariza el 12 de diciembre.

Masones pertenecientes a la Logia Floridablanca de La Linea y represaliados en la Guerra Civil. Podeis distinguir la cruz encima del rostro del que esta de pie, fue fusilado. Esta fotografia estaba en una carpeta de delitos por masoneria en La Linea de la Concepción entre la documentación recientemente desclasificada de la guerra civil española. Por desgracia se perdió el reverso donde estaban anotados sus nombres. Fotografía en formato cabinet de dos masones de La Línea de la Concepción uno sentado y otro de pie que portan bandas y mandiles de grado 3º. En la esquina inferior derecha manuscrito en tinta:’A Nuestra querida/ Madre Logia en prueba/ de cariño/ La Línea/ 25-2-28
 

Ante la desaparición prematura de “Regeneración“, víctima de su propia crisis»”Resurrección” se convirtió en la columna vertebral de la masonería Linense. Durante diez años fue el único núcleo operativo de la Comarca; en sus filas se iniciaron muchos hermanos, convirtiéndose en una auténtica cantera de masones. Su larga vida permitió que otras logias tuvieran origen en su seno. A pesar de este destacado papel en la historia masónica local, entre los fundadores de “Resurrección” no figura ninguno originario de La Línea. Los primeros años de este taller están asociados a la figura de Diego Ruano Blanco, simb. “Demóstenes

Diego Ruano Blanco, masón Logia Floridablanca de La Linea..
Fotografia de su expediente en la sección especial de delitos por masoneria (117A/9) de la Guerra Civil. Lectura literal "Fotografia en plano americano vestido de gala portando atributos masonicos: collarin, joya y mandil del grado 18. Represaliado.
No esta fechada, años 20 sin más definición.


                                                   Demóstenes, gran impulsor de la Masonería
Entre los documentos incautados en su día a los masones de San Roque, aparecen libros, listas, fotografías, etc. Como muestra, esta fotografía dirigida por la Logia “Trafalgar” a
Diego Ruano (”Demóstenes”), vecino de La Línea, pero al que …se considera como gran impulsor de la masonería tanto en La Línea como en San Roque.
En la descripción de los principios de la Masonería en San Roque, que vinieron a coincidir con los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX, Angel Adrián Ortiz, investigador en el Archivo de Salamanca, me comunicó lo siguiente:: “En… Campamento existían dos logias, una denominada “Carteia” y la otra “General Villacampa”. La primera fue fundada en 1893 por Antonio de Piña Vallecillo (Venerable Maestro), José Pascual Simó y Antonio Pedrero Herrera. Hay un “cuadro lógico” con 29 miembros en activo y cinco de honor y en el mismo figuran 6 militares y 11 industriales. Del “Triángulo Villacampa” sólo podemos decir que fue fundado por Diego Ruano Blanco, con nombre simbólico “Demóstenes”, Venerable Maestro de la Logia “Floridablanca” de La Línea”.
Ateniéndonos a datos que obran en el Archivo Histórico Nacional (Sección Guerra Civil) de Salamanca, existía un listado con un total de 796 nombres de vecinos de La Línea. En La Línea estaban registradas las siguientes logias: Acacia nº68, Autonomía nº16, Fiat-Lux, Minerva nº42 y Renovación nº72. Se ha llegado a afirmar que en 1936 se localizaban en el Campo de Gibraltar el 20 por ciento del total de los masones registrados en España. Tal vez esto justificase la tremenda represión que padeció esta comarca.


En 1920 el número de afiliados superó los cincuenta; sin embargo, en este incremento de socios estaría el germen de otra crisis: desde ese año tenemos noticias de la existencia de divisiones internas. Un sector, que llegó a arrastrar a más de treinta hermanos a apartarse de los trabajos, acusó a los cargos rectores de abuso de poder y de practicar el caciquismo en el interior de la logia. En 1921 se puede hablar ya de una guerra interna. La logia, alegando indisciplina, abre proceso masónico a los críticos para conseguir su inhabilitación e impedir con ello la fundación de otro taller. De hecho, en septiembre de ese año la Comisión de Justicia de “Resurrección” propone la irradiación de ocho miembros, considerados los principales instigadores de “la rebelión”, y la baja en el taller de otros veintidós.
De la crisis salen tres sectores: el del Venerable Ruano Blanco que mantiene el control de “Resurrección“, y los grupos escindidos que se aglutinan en torno a Soto López y a Pérez Recover; sin embargo, la entrada en escena ese mismo año de la Gran logia Española (GLE) vino a dar un nuevo giro al conflicto, en sentido contrario al pretendido por las dignidades de “Resurrección“.

Fotografía en formato boudoir de un grupo de hermanos de logias andaluzas que asistieron a la Gran Asamblea Regional Andaluza de 1927. En ella se encuentra el hermano Juan Martínez Navarro, con simbólico GRECO, de la Logia Villacampa de La Línea de la Concepción de Cádiz. Los hermanos portan atributos masónicos de  cargo y grado.
A pie de foto mecanografiado:’Recuerdo de la Gran Asamblea
Regional Andaluza celebrada en los Valles/ de la Línea.-Julio de 1927 (e.v.)./ El Hermano ‘GRECO’ a la Respetable y Benemérita Logia ‘AUTONOMIA’.

Pluralismo masónico (1921-1924).
La Línea continua siendo el único foco masónico de la Comarca durante esta nueva etapa, pero ahora los hermanos no están agrupados en un mismo taller, ni siquiera en una misma obediencia, sino que se entra en una dinámica que favorece la instalación de otras logias. A este fenómeno no estaría ajena la irrupción en el horizonte estatal de la masonería catalana bajo nuevas siglas. La Gran Logia Española (GLE) se presentó como una alternativa a la “rigidez y el conservadurismo” del Gran Oriente Español (GOE), ofertando más independencia a los talleres simbólicos. Esta competencia anima la instalación de nuevas entidades y la iniciación de un mayor número de hermanos.
Este nuevo factor fue determinante en el desenlace de la crisis linense. Previamente a su expulsión de “Resurrección” nueve hermanos habían solicitado plancha de quite para fundar otra logia. A pesar de no recibir contestación, el 16 de agosto de 1921 se organizaron como logia provisional con el nombre de “Independencia“, nombrándose Venerable a Antonio Pérez Recober; sin embargo, la imposibilidad de obtener del GOE regularización les llevó pronto a desistir, para ingresar colectivamente en otra logia también de nueva creación con el objetivo de unir fuerzas para buscar auspicios.
Efectivamente, el sector de Soto López, más numeroso que el anterior ya que reune a 21 hermanos, desde el mes de junio de ese mismo año de 1921 había organizado la logia provisional “Autonomía “. Ambos grupos presionan al Oriente para forzar su reconocimiento. La falta de resultados hizo que tuvieran que actuar como “asociación“, sin la homologación masónica. En 1923 se nombró a una “junta directiva” al frente de la cual estuvo, en calidad de presidente, Antonio Gil Ruiz, simb. “M. Domingo“, gr. 4, junto al histórico Mena Prieto y al gibraltareño José Oliva Casano, “Marconi”, gr. 3. Cansados de esperar, dirigieron sus miras a la otra obediencia con la esperanza de que con la nueva organización “cambie el rumbo de la masonería española’. Denuncian el abandono que sufren de “quienes están obligados a prestarnos atención” e incluso las persecuciones y “las burlas de los falsos masones que solo buscan en la Orden la satisfacción de insanos apetitos y el logro de sus aspiraciones políticas”m. Finalmente, el 7 de mayo de 1923 se constituye el taller dentro de la obediencia de la GLE, y Gil Ruiz pasa a ser Venerable Maestro en vez de presidente.
Con la presencia de las dos obediencias en La Línea, “Autonomía, I6” como su logia madre, se convirtió en otro de los talleres de más trayectoria en la historia de la institución en la Comarca; pero heredó también los conflictos internos. En realidad, nunca se curó del mal de origen y muy pronto se pondría a prueba su cohesión, tras experimentar un rápido crecimiento y sufrir el mismo proceso de fragmentación que “Resurrección” acompañada de una sucesión interminable de denuncias, pleitos y expulsiones.

Asistentes a la asamblea celebrada por las Logias Andaluzas pertenecientes a la G.L.E. (1.924), entre los que se encontraban representantes de las poderosas logias del Campo de Gibraltar
Antonio Chacón de la Mata fue víctima de las represalias de la Dictadura de Primo de Rivera a los masones locales (pertenecía a la Logia “Resurrección”) junto a otros linenses: José González Lozano, Ceferino Maestú Novoa, Francisco Cascales… Lozano, Miguel Garavillo Guillén, Antonio Torres Sánchez, Miguel Cañamero Carrasco, Gumersindo Hernández García, Francisco de Cózar Rodríguez, Juan Bao Enrique, Francisco Navarro Navarro y Jaime Earle Saccone. Por otra parte, junto a Francisco Cascales Lozano y su hermano José Cascales (concejal), Francisco Chacón Martorell, Antonio Marmolejo Flores y Luis Repullo Cejudo, entre otros, participó activamente en los movimientos reivindicativos del ferrocarril para La Línea..
Su hermano, Adolfo Chacón de la Mata, fue Diputado a Cortes. Fue depositario del Ayuntamiento y diputado provincial. Perseguido también por la Dictadura de Primo de Rivera hasta ser procesado por injurias a la autoridad militar. Su actividad habitual era la de comerciante, pero estaba afiliado a la Logia masónica “Vergniaud”, en la que era conocido con el nombre simbólico de “Castrovido”.
En ese mismo año de 1924 era alcalde de La Línea Francisco Cascales Lozano, lo gue durante ocho meses Fue desde el mes de marzo, hasta su renuncia en el mes de noviembre. Comerciante. Pertenecía a la Logia Masónica Vergniau, donde era conocido con el sobrenombre simbólico de García Bao. Fue víctima igualmente de las represalias de la Dictadura de Primo de Rivera a los masones locales.

Mientras lanto “Resurrección” vio reducido bruscamente su poder; pero movida por el nuevo espíritu de competencia masónica que se vive en la Comarca, incrementó la política de afiliaciones e inició a nuevos profanos. Para intensificar esta labor masónica, por su iniciativa se constituye el Capítulo “Firmeza, 69” con quince miembros, que encabeza Ruano Moreno. Pero no se pudo evitar que en 1924 otro episodio secesionista alterase de nuevo sus filas.
En esta ocasión el GOE, para evitar la fuga de hermanos al otro oriente, no ofreció resistencia y reconoció pronto a la nueva institución masónica. Ello coincidió con una época de profundos cambios que cristalizan con una reforma federal del GOE, que dará paso a nuevos organismos autónomos. Las logias andaluzas se agruparon en tomo a la Gran Logia Simbólica Regional del Mediodía de España n° 5 (GLSRME) con sede en Sevilla’ y a cuya cabeza se situó Diego Martínez Barrios. En la nueva Federación andaluza a “Resurrección” se le asigna el número 3, en tanto que el nuevo taller queda registrado como “Floridablanca, 14“. Entre los principales promotores de esta logia estuvieron los industriales Antonio Torres Sánchez y Juan Navarro Ortiz. Como fue creada bajo el régimen de Primo de Rivera, sus representantes tuvieron que enviar los estatutos y reglamentos al Gobierno Militar del Campo de Gibraltar como “entidad benéfica” y permitir la presencia de un inspector durante las tenidas.


Informe de la Inspección de una reunión de la Logia Floridablanca

reverso del informe

Informe de la Logia Floridablanca  28/06/1924


La extensión del fenómeno masónico (1925-1927).
Coincidiendo con los primeros años de la Dictadura masonería campogibraltareña conoció su periodo de mayor expansión con la instalación de al menos once talleres, que alcanzan a localidades que hasta ahora habían permanecido al margen de la Orden. La Línea ya no sería el único centro. Contribuyó a ello sin duda la reforma de la Federación del GOE y la política expansionista de la GLE.
En octubre de 1926 el nuevo triángulo tras recibir el aporte humano del sector escindido de “Autonomía” y ya con el número suficiente de hermanos, se constituye como logia “Villacampa, 36″ y traslada su sede a La Línea.
En el año 1927, la Federación del GOE reconoció a otro taller linense en La Atunara: el triángulo “Numanáa,24“. En su fundación intervino el militar retirado Miguel Martínez García, simb. “Cervantes“, quien había ingresado en 1893 en una logia de Puerto Rico. Las primeras iniciaciones tuvieron lugar en el mes de enero, coincidiendo con la instalación del triángulo; pero su vida fue muy corta porque en el mes de septiembre de ese mismo año se produce la baja de sus nueve componentes, algunos para ingresar en “Villacampa y su autodisolución".
Con este taller culminaría el período de mayor expansión de la masonería campogibraltareña. Acontecimientos derivados del agotamiento del sistema político de la Dictadura pusieron fin a esta etapa y constituyeron un freno a la implantación y desarrollo de la masonería en la Comarca.


El Masonismo ante la Política: el fin de la Dictadura y la Segunda República   (1928-1936).
Durante este período el movimiento masónico se mostró más sensible a los cambios de la vida política española. La Orden atravesará épocas de avances o retrocesos en función de las diversas coyunturas políticas y sociales.
En los últimos tiempos de la Dictadura la masonería se había politizado en mayor medida y bastantes políticos se habían masonizado. Las logias fueron más activas en la lucha contra el régimen de Primo de Rivera. En septiembre de 1928 las autoridades gubernativas procedieron a detener a destacados masones del GOE, entre ellos a los miembros de la Comisión Permanente del Gran Consejo Federal Simbólico. Los doce detenidos en la Comarca pertenecían a talleres linenses, siete a “Floridablanca” y cinco a “Resurrección“.
Estos acontecimientos constituyeron un freno al desarrollo de la masonería campogibraltareña que provocaría la paralización dé las fundaciones. Entre 1928 y 1930 no se creó ningún taller en la Comarca, y alguno ya constituido suspendió su actividad; incluso hay un descenso en el número total de hermanos. Aunque las logias de la Comarca continuaron celebrando sus tenidas sin ser molestadas, y los detenidos fueron liberados a los pocos días, hasta 1930, con la caída del Dictador, no se recuperó el pulso.
Sin embargo, un nuevo conflicto sacudiría a la Comarca, coincidiendo con el comienzo de este período de mayor tolerancia política, pero en esta ocasión la crisis estaría enmarcada en una más general que afectaría a toda la GLE después de que varias logias se apartaran de la Obediencia para fundar otra denominada Gran Logia Unida (GLU), con el propósito de luchar por la unión de las dos familias simbólicas españolas; pero la maniobra terminaría con el ingreso directo de este sector en el GOE.

Fotografía de la manifestación que se hizo en La Línea de la Concepción (Cádiz) en 1924 calle clavel para pedir la línea del ferrocarril.
Se puede ver a una gran congregación de gente en toda una calle y gente que la observa desde los balcones. En primer plano una pancarta en la que se lee:’LA LINEA/ NECESITA FERROCARRIL’.
En un edificio se lee: ‘ENRIQUE ESPINOSA’ y restos de carteles de toros. También se puede ver una bandera y un cartel de un cine
Logia Floridablanca
La euforia en cuanto a solicitudes de ingreso remitió a partir del 1933, para iniciar un período de recesión que coincidió con la campaña en contra de la Masonería de la CEDA y Falange Española.

Fundación y primeros hermanos de la Logia Minerva, creada de la mano de la Logia Floridablanca de La Linea y por linenses establecidos en Huelva. 9 de marzo de 1925.

10 de julio de 1904Titulo de nombramientos de los nuevos cargos de la Logia Masónica “Independencia” de La Linea. Otorgado por el “Supremo Consejo del Grado 33″.


En los últimos días de la Segunda República se encontraban activos en la zona un total de diecisiete talleres masónicos, dependientes de las dos obediencias españolas. La sublevación militar supuso la ruptura de todo el proceso y la desaparición del fenómeno en toda la Comarca.
Aunque los masones refugiados en Gibraltar intentaron desde allí continuar la actividad durante los primeros meses del conflicto y pidieron ayuda a los órganos rectores de Madrid  la Orden del Gran Arquitecto del Universo por segunda vez desde su instalación en 1876 iba a desaparecer totalmente del horizonte del Campo de Gibraltar. Como en otras épocas de falta de libertades y de persecuciones políticas, la masonería en la zona quedó reducida a la de tradición anglosajona en la colonia británica.

TALLERES MASÓNICOS EN LA LINEA DE LA CONCEPCION     (1902-1936)
 Cap. Independecia        Obediencia al GOE  1905 ?         
 log. Regeneración, 324 Obediencia al GOE 1910-1912
Cap. Regenerador    Obediencia al GOE  1911
Log. Regenerada       sin reconocer Obe. 1911
Log. Resurrección, 329/3  Obediencia al GOE 1911-1936
Log. Independencia    sin reconocer Obe. 1921
Log. Autonomia, 16    GLE, GLU y GOE 1921-1936
Cap. Firmeza              Obediencia al GOE  1922 -?
Log. Floridablanca, 14  Obediencia al GOE 1924-1936.
Tr/Log. Villacampa, 36  Obediencia al GOE  1926-1936
Log. Fiat-Lux, 41     Obediencia al GLE 1926
Log. Minerva, 42    Obediencia al GLE 1926-1936
Tr. Numancia, 24  Obediencia al GOE  1927
Log. Fiat-Lux, 50   Obe. al GOE y GLU  1930-1936
Log. Acacia, 68       Obediencia al GLE 1930-1936
Log. Renovación, 72   Obediencia al GLE 1931-1936   


            
A este auge de la masonería española en Gibraltar contribuyeron las buenas relaciones que mantuvieron con la colonia algunos talleres como “Resurrección“, “Floridablanca“, “Autonomía” o “Trafalgar“, y el prestigio de algunos de sus masones, como el médico Juan García Rodríguez, simb. “Alepo“, nombrado presidente de honor de “Internacional; o el mismo Gil Ruiz, gr. 33, que es distinguido como miembro de honor.
Sin embargo, un nuevo desembarco masónico español en Gibraltar en 1935 volvería a remover las aguas de la Orden en la colonia. Otro taller gibraltareño del GOE denominado “Amargura,68” se constituyó ese año con diez afiliados, procedentes también de “Internacional“; pero en esta ocasión alcanzó a miembros históricos del taller, como a sus antiguos venerables Arquímedes Wahnon y Miguel Agius. Tras ello se reprodujo el episodio anterior pero con mayor virulencia. La breve existencia de “Amargura” estuvo condicionada por la polémica institucional, que provocó su suspensión orgánica un año después. Sus miembros son acusados, por parte de una comisión inspectora integrada por diferentes componentes de logias linenses, de abandono de sus compromisos masónicos al tener paralizados los trabajos. Con ello acabó el último taller fundado durante este período.
 El 5 de octubre de 1932, la filial andaluza del GOE promovió la constitución del triángulo “Verniaud,65” con la colaboración de la logia linense “Resurrección” que puso a la nueva entidad bajo su jurisdicción y permitió el trasvase de algunos de sus afiliados para que ocuparan los principales cargos. Como Venerable fue elegido el abogado Ceferino Maestu Novoa, simb. “Zoroastro“, quien había sido alcalde de Vigo. Otros miembros procedentes de la logia linense fueron Adolfo Chacón de la Mata, simb “Castrovino“, diputado de las Cortes Constituyentes de la República, y el concejal de La Línea, Luis Repullo Cejudo, simb.”Azcárate“. El nuevo taller reunió a 45 socios.





                                          Luis Javier Traverso





Bibliografía:  Artículo Implantación de la masonería en el Campo de Gibraltar durante el primer tercio del siglo XX” y publicado en la revista Almoraima nº 17 en las páginas  249-263  y escrito por Antonio Morales Benítez, Lcdo.  en Geografía e Historia. Universidad de Sevilla.

Fotografias y Documentos: Ministerio de Cultura, y colecciones privadas y la colaboración de: Antonio Casaus, Juan Arturo Medina Suffo, Esperanza García y al grupo de Facebook de La Línea en Blanco y Negro            

4 comentarios:

  1. La foto expuesta de la cena, no es la que luego se tomo como denuncia. Es una toma anterior o posterior donde hay pequeñas variaciones.

    ResponderEliminar
  2. hola!

    Mi abuelo perteneció a esa logia y le detuvieron en los años 37 o 38, aproximadamente. Ha sido toda una sorpresa encontrarme con este blog, gracias.
    Se llamaba Diego Gil Benítez.
    un TAF.
    paula

    ResponderEliminar
  3. Mi abuelo tambien esta en la foto de los hermanos floridablanca el nunca fue detenido y se refugio en Gibraltar.Manuel Moragas Correro.Me dio mucha alegría verlo en la foto.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Mi abuelo tambien esta en la foto de los hermanos floridablanca el nunca fue detenido y se refugio en Gibraltar.Manuel Moragas Correro.Me dio mucha alegría verlo en la foto.Muchas gracias.

    ResponderEliminar