viernes, 3 de agosto de 2012

El Suceso de las Pedreras a través de la Prensa 09-10-1902

Prólogo:

Hacia finales de siglo, existía en la calle San Felipe en el viejo barrio de Los Portugueses, un Centro Obrero, en el que estaban encuadrados la mayoría de la gran masa de trabajadores, que al calor de las obras de los diques de Gibraltar se habían establecido en esta población. funcionaba bajo la denominación de "Centro Obrero de Oficios Varios" una organización obrera que agrupaba a unos 6.000 trabajadores.El núcleo mas importante de este centro, lo formaban canteros y picapedreros, que procedentes de diversas regiones de España, habían traído a esta población las semillas de la revolución social, esparcidas y fecundadas por los idealistas de la Internacional.

A principios de octubre de 1902, el Gobernador de Sevilla ordena el cierre de los centros sociales de Andalucía al considerarlos una amenaza para la paz y el orden social, lo cual provocó naturalmente la indignación de los trabajadores.

En nuestra ciudad, para protestar contra esta decisión y pedir la reapertura de su centro, los dirigentes de éste solicitaron permiso para celebrar una asamblea en la Plaza de Toros el día 9 de octubre de 1902. El citado acto público fue autorizado por el comandante militar de la Plaza, y ya se encontraban varios miles de trabajadores concentrados en los alrededores del "coso taurino" cuando llegó una orden del alcalde, por aquel entonces D. Juan Bautista Fariña, suspendiendo el anunciado mitin; las causas que motivaron aquella prohibición aun no la sabemos con exactitud, a que fue debida. La cuestión fue que los trabajadores, ante tan incomprensible orden acordaron, desobedecerla y se marcharon a otro lugar de la ciudad, eligiendo precisamente "Las Pedreras'', en las cercanías de lo que es hoy el Tejar de Pedro Campos. La cantera de piedra que se hallaba al pie de Sierra Carbonera, a la que acudieron varios millares de enardecidos trabajadores, en instantes en que La Línea vivía momentos de angustiosa tensión e incluso el comercio había cerrado sus puertas. En La Línea se había declarado el Estado de Guerra y se habían enviado tropas desde Jerez.